Saber qué giro funciona para ti – Cada jugador tiene su propio estilo de juego y favorece un giro en particular más que otros. Una vez que descubras el tuyo, darás un gran paso para mejorar tu juego. Aprende el ángulo correcto de tu paleta – Ya sea que estés golpeando, sirviendo o regresando para servir, aprende a sostener la paleta correctamente. El ángulo en el que sostienes la paleta puede marcar la diferencia en tu juego. Práctica, práctica, práctica – No hay ningún secreto para convertirse en un gran jugador de Ping-Pong. La práctica es la clave de su éxito. Ya sea que practiques con un amigo o un entrenador, depende de ti, pero sigue practicando. Usa tu cuerpo – La forma en que posicionas tu cuerpo en la mesa te hará ganar o perder en el mundo del Ping-Pong. Debes tener la posición correcta en la mesa y estar listo para devolver el disparo rápidamente. También ayudará si puedes usar toda la parte superior de tu cuerpo para devolver el balón de tu oponente con un derechazo.