Hablando de seguridad, es esencial llevar a cabo algunos controles en su vehículo antes de emprender un largo viaje. Es mejor manejar las malas sorpresas de antemano (en casa, y en tu país), en lugar de tener que pasar por la cocina en caso de emergencia, y en otro idioma: esto puede hacer que pierda varios días de su itinerario. Neumáticos: comprueba la presión y el desgaste antes de salir. Frenos: comprueba el desgaste de las pastillas de freno y el nivel del líquido de frenos. Nivel de aceite: muy fácil de comprobar gracias a la varilla de nivel que se proporciona. Refrigerante: comprueba el motor cuando está frío. Escobillas de limpiaparabrisas: cámbialas aproximadamente una vez al año. Líquido limpiador de parabrisas: te evitará tener problemas con un trapo. Aire acondicionado: recuerda rellenar el depósito de gasolina o cambiar los filtros. Una revisión cuesta entre 60 y 150 euros.